La vuelta al cole de Collage: sobresaliente

La vuelta al cole de Collage: sobresaliente

pasta filo Collage

Una de las cosas que más me gustaron de Collage la primera vez que fui hace ya casi un año, fue la pared pintada de actores y actrices más míticos de la década de los cincuenta y sesenta. Tengo que reconocer que tiene algo que ver –bueno, mucho, en realidad- con mi devoción por las películas clásicas. Cuento esto porque cuando volví a Collage después del verano, me encontré con el cambio de carta y no podía ser más acertada. No sólo por la propuesta gastronómica, sino por la originalidad en la nomenclatura de los platos. El apartado de ensaladas, o lo que ellos llaman “las frescas del barrio”, homenajean a las actrices más espectaculares del séptimo arte. ¿Quién puede resistirse a una ensalada Marilyn, Raquel Welch, Sofia Loren, Claudia Cardinale o a Brigitte Bardot? Como no podía ser de otra manera y tras haberme leído la biografía, un recopilatorio de fragmentos escritos por la actriz y unas conversaciones reproducidas por W.J.Weatherby –sin mencionar todas sus películas – me pedí la ensalada “Marilyn”. ¿A qué sabría esa “adorable criatura” como la llamaba cariñosamente Truman Capote? Pues bien, consistía en unas broquetas de mozzarela de bococcini con sopa de albahaca. Espectacular, como ella en Some Like It Hot. De segundo, tuve más problemas para elegir. Me gustaba absolutamente todo, así que decidí seguir de ruta por Italia y pedí el “carnaval de Venecia”, escamorzza con pasta filo con aceite rojo y cebolla caramelizada. El sabor más denso del aceite rojo y el toque de la cebolla le daban un acabado buenísimo a este carnaval. Y como ya es un habitual en mis visitas a Collage, me acompañaba una copa de vino blanco.

Si una cosa caracteriza muy positivamente a este restaurante es por la justa medida de los platos, te quedas perfecta y todavía con fuerzas para festejar con un postre. Mi momento preferido. El camarero me acercó la carta de los postres y mis ojos no podían creer que mis pastelitos preferidos que como siempre cuando viajo a la capital francesa, estuvieran presentes en la nueva carta. Los deliciosos macaroons. Mi interior daba brincos, mientras que mi exterior se esforzaba por guardar la compostura. Cuando me los trajeron, presentados exquisitamente en una bandeja con un surtido de diferentes sabores, me vino a la cabeza la famosa frase del personaje de Sabrina interpretado por Autrey Hepburn, “París siempre es una buena opción”. No podía estar más de acuerdo.

Y este cuento todavía no ha acabado. “Que viene el hombre del saco”, “como me pica la nariz”, la ensalada “Raquel Welch” o “un largo recorrido”, son alguno de los platos que, sin lugar a dudas, tengo que experimentar. Así que si os pica la curiosidad por saber de qué se tratan, ya sabéis lo que podéis hacer: Calvet 16 y a disfrutar con uno de los placeres más preciados del ser humano como es el arte de comer.

by Raquel Rabadán

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

%d bloggers like this: